Barbacoa y urbanitas

URBANITAS





Existen dos tipos de seres humanos: Los campestres y los urbanitas.

Los urbanitas, entre los que me incluyo, somos aquellos y aquellas que vivimos en las grandes ciudades, que cambiamos el asfalto por mar o montaña solo en vacaciones, y que no podríamos vivir mucho tiempo alejados de la civilización, de las grandes avenidas o de los cines y teatros.
Somos aquellos y aquellas que no soportamos que se nos acerque una abeja, que cuando salimos al campo alucinamos con lo limpio que está el aire y que nos maravillamos cuando miramos al cielo nocturno y descubrimos que está lleno de estrellas.

Los urbanitas,(no es mi caso), muchas veces tienen alergias; alergia a la primavera, al polen, a los plataneros...A todo lo que sea demasiado floral y natural.
Los urbanitas amamos vivir en apartamentos y no podemos vivir sin internet.
Los urbanitas como yo descubrimos pasada la treintena que los aguacates crecen colgados de su árbol y que existen unas frutas riquísimas llamadas chirimoyas. (Ayer me comí una por primera vez. La recomiendo a todos los urbanitas que aún no las hayan probado).

BARBACOA

(¿A qué da hambre ver esta foto? jajaja)


Esta presentación de los urbanitas es necesaria para entender que, cuanto más urbanita seas, menos te gustarán las barbacoas. Mi experiencia:

Anteayer fui a una barbacoa perpetrada por un familiar. La comida riquísima: Todo de pinchitos y broquetas con cebolletas, pimientos y carne adobada. Todo bien, jalando con la familia. Ahora entiendo que un tal Georgie Dann haya inmortalizado este maravilloso acontecimiento.
"La barbacoa, la barbacoa..." (Qué ricos los chorizos parrilleros, qué ricas las salchichas a la brasa, etc)

Simplemente surgieron unos cuantos problemillas...problemillas que alguien duro de pelar o acostumbrado a la vida dura del campo, no entiende.

Estos problemas eran: Las avispas, las moscas, el viento que dificultaba encender el fuego (cuatro horas de espera para comer) y una tormenta con truenos y rayos que se acercaba lentamente hacia nosotros mientras intentábamos sortear las moscas que se posaban en la comida y yo intentaba concentrarme en mi plato para no ver a las avispas.


Para la próxima vez, lo hacemos a lo urbanita: Quedamos en un buen restaurante, donde nos harán la comida y nos servirán al momento, nuestras ropas no olerán a humo y nuestros pelos no se llenarán de ceniza. Es lo que tiene ser 100% urbanita, que nos volvemos muy cómodos, y a veces olvidamos que nuestros antepasados vivían en cavernas encendiendo el fuego con palos y piedras.

Postdata: Para los barceloneses amantes de las barbacoas o los que quieran probar suerte a ver si les gusta, que sepan que para encender el fuego en la zona habilitada para barbacoas en el Parc de Collserola te obligan a comprar su leña (no la puedes traer tú) y te cobran 6 euros...los beneficios son para "El consorcio del parque de Collserola".
En Ripollet hay una zona habilitada pero gratuita.

Preguntitas del día: ¿A vosotros os gustan las barbacoas? ¿Tenéis experiencias curiosas con ellas? ¿Os consideráis urbanitas o campestres? ¿En qué tanto por ciento?

¡Un abrazo y buen finde!

17 comentarios:

RAMPY dijo...

Bueno, a mí me encanta comer y si es en buena compañía mucho mejor.
Yo también soy urbanita, y me siento extraño cuando voy de camping
Besotes y buen fin de semana
Saludos
Rampy

Maky dijo...

Pero si las barbacoas son de lo mejor que hay. Un día con mucha comida y mucho vino por medio, y unas buenas conversaciones y te olvidas de todos los problemas. Además que son 4 moscas con la tranquilidad del campo, jeje
A mi me gusta la ciudad pero mezclado con una buena dosis de campo la vida es más distraida
un beso

Jei dijo...

Soy urbanita a un 96% pero no sé, de pequeña viví en un pueblo y me encanta ir a respirar aire puro y ver las estrellas, como tú dices.

Las Barbacoas me gustan, sobretodo los partidillos de lo que sea para rebajar las calorías de las comilonas... aunque siempre juego de portera pa no moverme mucho jejeje.

Muaks

pd: tb odio las avispas

Zanawsina dijo...

No me gusta comer, pero anhelo tanto unos sandwich rodeada de un prado verde bien hermoso para después bajar la comida dando un paseo rodeada de un alto y frondoso bosque donde no hay sitio para la tecnología...

Soy campestre, sin duda, aunque urbanizándome demasiado en esta capital...

esto es nuevo para mi dijo...

Hola Ana,

Las barbacoas siempre molan, la carne tiene un saborcillo distinto a la del microondas, se ven amiguetes y socializamos...


por cierto, echo de menos una!!

besotes.

Kichiaya dijo...

Entonces lo reconozco, soy urbanita! Jejejeje.

Yo es que pasé 1 mes en la aldea y creí morir. No aguanto mucho tiempo sin la tecnología.

Conciencia Personal dijo...

No, no, no, urbanista, Dios me libre, ja, ja...soy campestre, sin domesticar como la cabras....adoro lo ancestral, lo rural, el olor a campo, a flores silvestres a vacas y tierra mojada. Las grandes urbes me aturden, el smog me irrita los ojos, la indiferencia de la gente me duele....

Un abrazo campestre, Monique.

Bloggesa dijo...

Buf, Ana. Ni urbanita, ni campestre. Que es una manera que decir que me siento de los dos.
Elementalmente, no vivo en una gran ciudad, vivo en un pueblo de 20.000 habitantes. No me gustan las abejas ni los bichos en general, disfruto de aire limpio y de un cielo precioso. Yo tampoco puedo vivir sin internet. De todas formas, la implantación en mi zona de internet es baja en comparación con las grandes ciudades. Las barbacoas no es me gusten especialmente. Hay poca oportunidad de hacer barbacoa, prohibido hacer fuego en el campo de febrero a noviembre, además, es un lío irse al campo a hacer una barbacoa. Aquí se lleva más juntarse en casa de alguien, donde tiene una cocinilla o cocina campera y asar en la lumbre, con su chimenea bien hecha para que no "revoque" el humo. A principios de año, están las fiestas de los Santos Viejos (la Candelaria, San Blas...) donde se hacen hogueras y la gente va con sus parrillas a asar sus choricitos y eso.
Claro está, yo cuento mi película como la vivo.
El campo me gusta para un ratito y la gran ciudad también para un ratito.
Un abrazo y buen lunes.

Ripley dijo...

Soy una urbanita declarada. no me gusta nada el campo, me aburro, necesito todo lo que la ciudad puede ofrecerme. Conozco gente que son lo opuesto y nunca nos pondremos de acuerdo. La naturaleza es bonita y hay que cuidarla, pero yo quiero vivir en la ciudad. No obstante, me encantan las barbacoas playeras...

Sihri dijo...

Bueno, pues yo lo que diría es que soy urbanita y campestre. Siempre he vivido en un pueblo pero tan grande y tan cerca de la ciudad que se diría que de campestre poco, pero añoro el silencio, salir a la puerta y verlo todo verde, ver correr el agua limpia, ver las estrellas por la noche. Las moscas y los bichos, ... no creo que le gusten demasiado a nadie, ... y para la próxima, que te de igual oler a humo, tu ponte cerca del fuego y ves pillando lo que te entre por el ojo y recién sacado de las ascuas que ni estarán cerca los bichos, y mmmm!!! para la hora en que esté puesta la mesa ya andarás bien servida. Qué aproveche!!!

Susana dijo...

yo soy campestre mas bien, pero no te perdono esos pinchitos q has puesto q me han entrado unas ganas xd xd

donde duende??? dijo...

Jajajja... yo a pesar de vivir en Sevilla me considero mas de campo que las amapolas y los cardos borriqueros¡¡¡jajaja... y es que vivo en una zona rara: estoy casi en el campo pero a 10 minutos del centro¡¡¡¡aunque para mi... yo me quedo con el campo y las barbacoas¡¡¡sobre todo si la barbacoa es como la que tengo en mi casa de Galicia¡¡¡jajajaj(Por cierto prometi subir fotos y todavia no lo he hecho¡¡¡ala, ya tengo excusa para ponerlas¡¡¡)

Besos a la barbacoa

Ana dijo...

rampy, ahora que hablas de camping, me das cuerda para otro post..el camping pertenece a los urbanitas que buscan vida campestre sin perder comodidades. Yo también me siento extraña en los campings, por ser 100% urbanita, pero no deja de ser divertido socializar y jugar a la petanca y cosas así xDD

maky, ahora que lo dices, ¡faltó el vino! Con unas copas de más no hubiera visto moscas ni avispas jejeje

jei, buena idea lo de los partidillos. Hace muchos años que no echo uno, jugaba de defensa xD

zanawsina, lo de los sandwiches me recuerda a los picnics..Parecido a las barbacoas pero en vez de mesa, con un mantel en el suelo...y festín pa las hormigas. Mejor comer el sandwich mientras se pasea. El senderismo es chulo.
Besos

bloggesa, me gusta ese equilibrio al 50%. Puede que las barbacoas buenas sean hechas en las casas propias,con cocinas camperas, con chimeneas preparadas y todo eso..Los americanos de las pelis hacen barbacoa en su jardín, pero los urbanitas nos toca hacerlo en la terraza (quien tenga).
Besos

Ripley, nunca he ido a una barbacoa playera. ¿Se asa carne o pescado? Genial comer y luego ponerse a tomar el sol o bañarse en el mar.
Besos

Sihri, también mitad y mitad como bloggesa :) Me apunto tu idea de ponerme cerca del asador, jajaja

susana, no pude resistirme a poner esa foto jajajaja

donde duende, creo fervientemente que eres campestre. ¡Tienes barbacoa propia! jajaja :) ESpero ver esas fotos.

Ana dijo...

esto es nuevo para mi, ¿carne en el microondas? nooo, nada como el sabor en barbacoa, jejeje eso es indiscutible :)
Besos

kichiaya, sin tecnología los urbanitas no podríamos vivir. Un reto típico de urbanita es probar a ver si es capaz de sobrevivir dos días en una casa rural en el campo sin tecnología. Tengo pendiente hacerlo.
Besos

conciencia personal/monique, en las ciudades a veces la indiferencia es demasiada. En los pueblos a veces la falta de intimidad también. Todos los extremos son malos. Qué bonito sería que las ciudades olieran a campo, sin humo ni contaminación del aire ni acústica. Un bello sueño..
Besos

PD: Si me dejé a alguien, fue por despiste..no puedo revisarlo ahora, que me he de ir corriendo.
Un abrazo a todos/as

Walter Kung Fu dijo...

A mi las barbacoas me gustan mucho y no sabría decirte si me gustan más en el campo, en la playa, en la terraza de un ático o en un parque de la ciudad de Berlín.

Territorio 80's dijo...

Hola...

¡¡¡Ay de mi si me quitan el asfalto y las aceras de debajo de los pies!!!... En realidad, siempre he sido un urbanita confeso, y creo que jamás renegaré de ello y de los parabienes del contaminado aire puro de la ciudad... :-)

Y las barbacoas, en las terrazas, coñe....... :-D

Un abrazo.

Susana dijo...

tas mu perdia tu emmmmmmmmmm