De toritos


Estas vacaciones se me hizo esta pregunta. Me quedé muy sorprendida.


-Los catalanes que se alegran porque hayan prohibido las corridas de toros...¿Es por un tema político o es porque les sabe mal el sufrimiento del animal?

Respuesta: A los catalanes que se alegran por la prohibición de las corridas, y ni se les había ocurrido en pensar en el toro como un símbolo patrio!
Sólo pensaban en un pobre animal herido o muerto al final de la corrida.

Creo que la culpa de todo esto la tienen los políticos y los medios de comunicación.

Al final a todos los catalanes se nos acusa de catalanistas y de votar al tripartito. Tengo que recordaros que aquí, en mi tierra, hay un montón de gente apolítica que ni vota en las urnas nunca.

Y que muchos catalanes, aparte de sentirnos catalanes, también nos sentimos españoles, y nos gustaría que nos trataran como a iguales.


Estos días me ha sorprendido leer en facebook un grupo que promueve un boicot a los productos catalanes.

Me preocupa que no se den cuenta de que SI REALMENTE AMAN ESPAÑA, DEBERÍAN AMAR A TODOS LOS ESPAÑOLES POR IGUAL, DEBERÍAN PROTEGER LOS INTERESES DE TODA ESPAÑA, Y DEBERÍAN CONSUMIR PRODUCTOS ESPAÑOLES. Incluyendo los catalanes, porque también son productos españoles.


En cambio, me encuentro con que están diciendo que no van a consumir productos catalanes (productos de una provincia de España) y que van a gastarse su dinero en productos franceses, alemanes y americanos, o productos españoles de marcas blancas y/o peor calidad.

A mí jamás se me ocurriría boicotear ninguna provincia española. Con la crisis que tenemos...¿Estamos locos o qué? Tenemos que ayudarnos entre todos.

Yo escucho y aprendo.
Les he oido decir que deberíamos ser menos hipócritas:
Barcelona eliminará 90.000 palomas (hay una plaga de ratas con alas en nuestra ciudad y son foco de virus y suciedad), no ha prohibido los "correbous" (una práctica también muy cruel con los toros), y muchos de los que lloran por los animales heridos en las plazas de toros, luego son los primeros en hincharse de carne roja o de comer paté (que ya sabemos de dónde sale el paté, y si no lo sabéis, creedme que es mejor no saberlo).

Sé que tienen razón en cuánto a la hipocresía humana.

Yo no entiendo mucho de "la fiesta nacional" y como no entiendo de ella, tampoco puedo juzgar. Hay muchas costumbres bárbaras en todos los pueblos de España, como el de tirar una cabra desde un campanario...

En Canarias hace años prohibieron las corridas de toros, pero permiten las peleas de gallos.

Tienen toda la razón del mundo nuestros hermanos españoles que no viven en Cataluña. ¡Somos hipócritas! ¡O por lo menos absurdos!

En las grandes ciudades no asistimos a la matanza del cerdo. Vamos al supermercado, compramos carne con los ojos cerrados sin saber de dónde viene y nos la comemos. No somos santos.


Ya en la época de los romanos había circos de humanos contra animales y de gladiadores contra gladiadores. Son costumbres que algunas sobreviven en el tiempo y se perfeccionan, otras se erradican por ley.

Pero los urbanitas no sabemos de animales mas que de nuestras mascotas...sabemos mucho de gatos y perros, pero no sabemos nada sobre el toro de lidia. Sinceramente, yo no tengo ni pajotera idea sobre el toro de lidia.

Si quien sabe más que yo sobre este bicho defiende las corridas de toros, tendrán sus argumentos.


Personalmente a mí me dan pena los toritos. Amo los animales "no domésticos", aunque los vea sólo en documentales.

Soy muy pro-animal y además el toro es un animal muy noble.


Pero si pudieran haber corridas de toros sin que el animal muriera o sufriera, no estoy en contra de las corridas de toros.

Me gusta su parte cultural, su historia, pero soy demasiado "sensible" para ver una cornada o para ver un ensarte de banderillas.

He oido decir que hay toros que se ganan su libertad una vez han demostrado en el ruedo que son grandes bestias.

Creo que hay que evitar radicalismos en los dos sentidos. Porque si no, acabamos enfrentándonos entre españoles, y da muchísima pena. Ante todo, respeto por las opiniones contrarias, nos gusten o no. Yo estoy pensando en "adoptar el torito" como símbolo...junto con el burrito catalán, y juntarlos los dos tomándose unos vinos y unos cavas.


Hasta pronto!!

4 comentarios:

Tanhäuser dijo...

Al margen de las polémicas, yo soy de los que se alegran de que aquí no vuelva a torturarse a un toro para regocijo del personal.

Besos enormes

Sihri dijo...

A mi no me gustan las corridas de toros, cuando era una niña y por primera vez me llevaron a una me afectó ver el color de la sangre sobre su piel al ponerle las banderillas (acostumbrada a verlos en la tele, por aquel entonces en blanco y negro, ya que a mi padre si que le gustaban), pero pienso que no debería haberse prohibido, que ha sido una cuestión política y que hay otros temas mucho más importantes que tratar.

Al fin y al cabo es una tradición que al menos aquí en Cataluña se estaba muriendo sola, para qué matarla de esa manera, además como tu bien dices cuando lo prohibieron en Canarias no le dieron tanto bombo y platillo y seguro que nadie dejará de comprar sus plátanos.

Entre los que defienden esta tradición pues ven otras partes, que ahora con la crisis hay gente que ha perdido su trabajo, y la que más he oido es que si no existieran las corridas de toros tal vez este animal ya no existiría ya que su crianza es demasiado costosa para comercializarla y no sería rentable, además que están muy bien cuidados durante al menos cuatro años, que se lo cuenten a los pollos, cerdos, corderos, terneras, etc. que nos comemos cada día, que aparte de vivir poco no lo hacen en las mejores condiciones.

Bueno, supongo que somos así, que solo vemos la mota en el ojo ajeno.

¿Sabes que también peligran los "correfocs de diables"?, eso si que me gusta pero hay que reconocer que también tiene su peligro, y qué le vas a hacer tampoco me gusta el boxeo y no lo prohiben, ... cada cual tiene que ser responsable de sus actos y tomar las debidas precauciones para seguir disfrutando de lo que nos gusta procurando no hacer daño a nadie pero no siempre es posible.

Hasta otra!!

David Carrascosa dijo...

Hola, Ana!! Nunca pensé que leería algo de toros en este tu blog. Bueno, ya sabes que soy aficionado, aunque me abstendré de realizar ninguna justifijación de las corridas (Ppor cierto, aborrezco los correbous y los embolats)

Creo que todo cayó en el juego del nacionalismo y del debate identitario hasta tal punto que de no haberse calificado como nacional nadie, excepto los antitaurinos, hubiera tenido ningún problema con la Fiesta.

Amigo mío es uno de los impulsores de la ILP; discutía por mail varias veces sobre si este era o no un tema ético. Siempre le reconoci que la cruzada del PACMA era de carácter ético, como, a nuestro modo (el de los aficionados), lo era la defensa de la Fiesta. Pero siempre le decía que estaban siendo engullidos por el debate identitario (la derecha española tambien, tristemente, lo utiliza).

Este verano le dirigí un escrito que saldría poco después publicado en El País y el Períódico de Catalunya

http://www.elpais.com/articulo/opinion/permiten/correbous/elpepiopi/20100807elpepiopi_8/Tes

No tuvo más remedio que darme la razón.

Bueno, a parte de esto, muy interesante lo del "torito y el burrito". Una unión muy simbólica.

Besos, Ana, Me alegra saber de ti.

Ana dijo...

Tanhäuser, yo también me alegro muchísimo. Las corridas de toros sin hacer daño al animal son prácticamente una utopía. Ojalá fuese así, entonces fántastico que se hagan corridas, pero como no lo es, no tengo más remedio que estar en contra de las corridas de toros.

Sihri, yo la primera vez que vi una corrida (en la TV, nunca he visto ni veré ninguna en directo) fue siendo una niña pequeña y haciendo zapping. Yo tenía ganas de que ganase el toro, jejeje
En cuanto al boxeo, me haces pensar que hay otras muchas prácticas bárbaras hoy en día de las que no se habla...puestos a prohibir,¿Dónde quedaría el límite? Toda prohibición encierra una polémica.

David,
Yo tampoco pensé que escribiría algo sobre el tema, pero me ofendió que un tema ético se convirtiera en un tema político. Como dices tú, hemos sido engullidos por un debate identitario. Mi amor por los animales no es de derechas ni de izquierdas, no es independentista catalán ni españolista. Eso fue lo que me hizo escribir este post.
He leído lo que escribiste y también he leído que han "blindado" lo de los correbous, pero que no los han prohibido...me parece de un morrazo impresionante por parte de nuestros políticos.

Saludos